Skeleton

enero 8, 2020 Por: Isabel Peresandi

Orígenes del skeleton

Un deslizamiento extremo en un trineo no sería una descripción injusta para el skeleton.

Evolucionó a partir de la actividad un tanto pausada cuando los soldados británicos construyeron una pista en Davos, Suiza, en 1882, lo que lo convierte en el más antiguo de los tres deportes de deslizamiento.

Tres años más tarde, a unas 20 millas de Davos, la famosa Cresta Run fue construida y completada en St Moritz, y fue allí donde el skeleton realmente despegó.

El arte del skeleton

A diferencia del luge y del bobsleigh, el skeleton involucra sólo a un corredor, y éstos deben dominar su trineo de principio a fin si quieren sortear con seguridad en cada giro y curva de la pista.

Los corredores parten con una salida en carrera, ayudados por zapatos con púas, empujando su trineo lo más rápido posible durante unos 25 metros antes de subirse a él.

Una vez acostados, el más sutil de los movimientos los conduce por la pista.

Con la barbilla a unos centímetros del hielo, los corredores se dirigen desplazando cuidadosamente su peso corporal sobre el trineo, aplicando presión en las curvas con las rodillas o los hombros y golpeando con un dedo del pie sobre el hielo según el sentido en que quieran girar.

Todo ello mientras experimentan la fuerza de 5G, cinco veces la fuerza de gravedad.

Todo sobre el trineo

Con la velocidad siendo el nombre del juego, hay un reglamento estricto respecto el trineo de de skeleton.

El peso combinado del corredor y del trineo – incluyendo todo el equipo – no puede superar los 120kg en los hombres y los 102 kg en las mujeres.

En caso de que el corredor supere ese peso, el trineo no puede superar los 45 kg para los hombres y los 38 kg para las mujeres.

El peso máximo permitido se alcanza a menudo utilizando lastres, pero éstos deben estar fijados al trineo y no pueden ser fijados al cuerpo del atleta.

El trineo, tanto para hombres como para mujeres, debe tener una longitud de 80-120 cm y una altura de 8-20 cm.

Fabricados principalmente en acero, con la placa base de fibra de carbono, los trineos de carreras de última generación pueden costar más de 10,000 dólares americanos.

Con información del Olympic Channel.

Te recomendamos

¿Qué opinas?