Hockey sobre hielo: Foto: Familia Wilson

enero 15, 2020 Por: Jesús Valdez

Historia pura la de Luisa Wilson en los Juegos Olímpicos de Invierno de la Juventud. La mexicana se llevó la medalla de oro en el hockey 3×3 de Lausanne 2020, con el equipo Amarillo, un logro que solo se puede alcanzar gracias al sacrificio de muchas cosas desde temprana edad, algo de lo que su madre, Laura San Román, habló en exclusiva con MARCA Claro.

Para Luisa, estar dentro del hockey siempre ha representado un placer y sobre todo un reto, ya que muchas veces fue criticada o señalada por quienes lo consideran erróneamente solo un deporte para hombres.

“Ahora listas para jugar en el Mundial a finales de enero y pues le fascina, le encanta el hockey, es la pasión, entrena cinco días a la semana más partidos y todo lo que pueda hacer, así que está súper feliz, quiere ahorita ayudar a que más niñas jueguen porque le pasaba muchísimo que le decían, ‘¿juegas hockey? qué rudo, hockey es para niños y ella decía por qué si las niñas también podemos, eso la sacaba de onda de chiquita, y decía por qué me dicen que es muy rudo, qué tiene de malo ser ruda’, no entendía por qué le decían eso las personas pero eso la hizo afirmarse más en seguir jugando y no dejar que le dijeran que no por ser niña”.

Luisa con su hermano y su medalla | Familia Wilson

El metal dorado es un sueño cumplido para Luisa, y su madre asegura con orgullo que esto lo ha buscado desde hace años.

“Está encantada (con la medalla), fascinada, cuando salió la oportunidad de venir, fue como ‘voy a intentarlo y voy echarle ganas’, pero cuando ya calificó fue como ‘oh por Dios, es de verdad en serio’. Está encantada de que Ximena (González), que también la conoce, ha jugado contra ella hace años, de que calificó y de que Melany (Hernández) que es su súper amiga de chiquita también calificó y está súper feliz, emocionada”.

Luisa junto a sus padres y sus hermanos | Familia Wilson

Por otro lado, Laura contó a MARCA Claro cómo inició Luisa en el hockey hasta llegar a unos Juegos Olímpicos.

“Su papá es canadiense, entonces ella creció en el hielo desde los dos años y a patinar con el papá, bueno no podía pero ya empezaba a querer patinar y a los tres años ya jugaba con Melany Hernández que también empezó con ella aquí y eran unas chiquitas de tres años empezando a jugar hockey y pues le encantó y nos hicimos una familia de hockey, de no poder ir a fiestas, no poder ir a otras cosas porque se atravesaba el hockey y no nada más eso, sino el patinaje, patinaje artístico y echarle, ha llegado a hacer hasta 16 semanas de entrenamiento solo en hielo, más cosas complementarias como jugar otros deportes, hacer gimnasio, y así hasta fortalecerse e inspirarse”.

Así inició Luisa también en el patinaje artístico | Familia Wilson

Su perseverancia llevó a Luisa ha no desistir de estar en el marco de la élite, pese a las dificultades profesionales que se presentan.

“Se le partió el corazón cuando se enteró que la liga profesional, la NHL, no acepta mujeres, que es solo para hombres, pero bueno, de ahí dijo que iba a tener que jugar en algo internacional algún día y pues le ha echado ganas y ahí sigue echándole ganas”, finalizó Laura.

Te recomendamos

¿Qué opinas?