Por: Oscar Clériga

Roma 1960
Roma sorprendió con sus modernas instalaciones | Olympic Channel

Los Juegos de la XVII Olimpiada se llevaron a cabo en Roma, Italia en el año 1960 bajo un gran simbolismo histórico debido a que en la antigüedad, los romanos habían conquistado Grecia y transformado sus Juegos en un circo.

El Comité Olímpico Internacional determinó dar la sede de los Juegos Olímpicos de 1960 a Roma después de evaluar a siete ciudades que solicitaron ser anfitrionas: Lausana, Bruselas, Budapest, Ciudad de México, Tokyo, Detroit y Roma.

Cabe recordar que en 1908 ya se le había otorgado a Roma el honor del certamen deportivo, pero tuvo que cedérselo a Londres debido a la entrada en erupción del volcán  Vesubio.

Italia construyó instalaciones muy superiores para la época y renovaron otras sobrepasando los requerimientos del COI además la belleza arquitectónica del antiguo imperio romano.

Por ejemplo la Basílica de Majencio que albergó las competencias de lucha, mismo sitio donde se habían llevado a cabo dos mil años antes.

Además Roma contó con la televisión en vivo por primera vez en la historia, lo cual catapultó el evento en toda Europa.

Italia brindó una condición nunca antes vista a los Juegos Olímpicos al grado que El Papa Juan XXIII recibió el día 24 de agosto de 1960 a los 5,338 atletas donde el pontífice invitó a los deportistas a enarbolar la “alta dignidad del atleta”.

Un total de 83 naciones estuvieron en Roma y la participación femenina alcanzó una cifra histórica con 611 atletas. Otro detalle digno de recordar a sesenta años de Roma 1960, es que, Alemania participó como equipo unificado, bajo la bandera olímpica y las notas del “himno a la alegría”, Novena Sinfonía de Beethoven.