Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez consiguieron plaza olímpica en la plataforma 10 metros

La clavadista mexicana, Alejandra Orozco, reconoció que pese a que las chinas no compitieron en la plataforma 10 metros sincronizados de la Copa del Mundo, tienen la esperanza en poderles pelear en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

“Estas dos competencias cuentan no solo para nosotros, para los jueces, para los entrenadores, lo de alrededor nos dice cómo está la jugada, nos da confianza, nos da fe, nos da esperanzas para seguir trabajando que podemos pelear a todos y esperando que las chinas lleguen en un nivel en el que podamos a todas pelearles”.

Alejandra compitió por última ocasión en marzo del año pasado en la Serie Mundial de Montreal, por lo cual el finalizar en la quinta posición de la Copa las motiva para seguir entrenando y asegurar su pase en el selectivo interno.

“Sentir de nuevo esa adrenalina, esa emoción, es importante creo que sería afinar, hacer un análisis técnico de esta competencia y seguir valorando el grado de dificultad. Creo que puede ser una carta que se puede apostar, pero también hay que apostar a ganar”

La tapatía aseguró que pese a los retos que vivió durante la pandemia, porque su familia y ella se contagiaron de coronavirus, sumado a que se les quemó el gimnasio en Guadalajara y por el aplazamiento de la justa olímpica, se dieron cuenta que están en la pelea y que todo puede pasar en Tokyo 2020.

“Sabíamos que no podíamos rendirnos, que queríamos estar y ahora que lo vemos tan cerca, tan tangible, ya probamos la plataforma, ya probamos la alberca, ya probamos a los jueces y nos felicitaron. Vieron esa mejoría, nuestro trabajo eso es una motivación para llegar mucho mejor a Juegos Olímpicos”.