En las competencias individuales el primer esgrimista que consiga 15 toques gana o bien quién obtenga la mayor cantidad de puntos al final de los tres rounds. Mientras que, en equipo, se consigue el triunfo con 45 toques o el que logre más unidades en 9 rounds.

Un combate de esgrima tiene lugar en una estrecha franja rectangular llamada pista.

Preparados para defender o atacar, los esgrimistas se paran con los pies separados al ancho de los hombros. El pie adelantado apunta hacia su oponente y el pie trasero está en un ángulo de 90 grados.

Un juego de pies ágil es absolutamente esencial para proporcionar una ráfaga de velocidad controlada. Los esgrimistas de élite se mueven aproximadamente 3 metros por segundo.

¿De qué trata la esgrima?

Sin embargo, la velocidad y el juego de pies eficiente no significan nada sin una defensa fuerte.

Existen tres tipos de armas, el florete, espada y sable.

Un florete es un arma de empuje, esto significa que solo se puede usar la punta para marcar y el torso del oponente es el objetivo.

El sable se utiliza para empujar y cortar, su objetivo es el cuerpo por encima de la cintura, excepto la mano del arma.

A menudo, un esgrimista parará un intento de ataque, para esto usan la parte inferior de su espada para golpear y desviar la punta de la espada de su oponente, luego pueden pasar a la ofensiva.

A veces, un esgrimista decidirá que no es necesario pararse y lanzar un contraataque a su oponente.