Por: Gabriela Mendoza

Andrés Olivas
Andrés Olivas y su espectacular historia hacia el Olimpo. | Imago7

Hace once años, Andrés Olivas llegó a la caminata tras conocer al marchista Horacio Nava, y desde entonces, el deporte le cambió la vida; ahora ya tiene la marca para ir a los Juegos Olímpicos Tokyo 2020 en los 20 km, en donde busca romper 21 años sin presea olímpica para México.

“Papás divorciados, un poco de adicciones dentro de la familia, fue una niñez un poco complicada donde mi mamá se esforzó demasiado. A los 11 años yo ya trabajaba sin dejar la escuela”, dijo en entrevista Olivas.

“Me cambia la perspectiva que puedo salir de eso, puedo tener una buena escuela, una buena carrera.”

“A mí me cambió la vida el deporte, desde la secundaria yo recuerdo que no pago ni siquiera un libro”, contó el andarín en entrevista para MARCA Claro.

Andrés dejó hace tres años su etapa juvenil y desde entonces ya ganó bronce en los Centroamericanos de Barranquilla, fue sexto en los Panamericanos, pero el año extra que le dio la pandemia le ayudó para prepararse y ganar más experiencia en este deporte en el que eso, es fundamental.

“Una medalla olímpica es a lo que más aspiro en mi deporte.”

“En Japón es un clima muy caliente, en Chihuahua es caliente, entonces yo siento que la competencia, el ranking, todos los nombres, los apellidos de los atletas van a salir sobrando, va a ser para la persona que mejor se adapte”, aseguró.

El andarín tendrá un campamento en Creel, en su natal Chihuahua, y el 5 de junio irá a La Coruña para ratificar su lugar e incluso mejorar el 1h 19min 54s que hizo en Dudince y que le dio la medalla de oro.

“¿Si México tiene oportunidad de hacerlo?, sí, sí tiene. Somos atletas que tenemos ganas de hacer algo, unos cuentan con la experiencia y las ganas, otros no contamos con la experiencia, pero contamos con las ganas. Entonces nos podemos empujar demasiado”, finalizó.