Doménica Azuero
Doménica Azuero | Comité Olímpico Ecuatoriano

Ecuador tiene en Doménica Azuero, a una de sus grandes esperanzas para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, en donde puede brillar en el ciclismo BMX para su delegación.

La ciclista ecuatoriana va por todo a suelo nipón, y por eso se preparará para el certamen olímpico en Estados Unidos, todo esto junto a Alfredo Campo en un campamento previo.

“Me siento muy contenta, muy orgullosa de representar a mi país en la carrera más importante de mi vida, creo que estoy muy feliz de poder hacerlo, de llevar la bandera de Ecuador allá”, afirmó en palabras para el Comité Olímpico Ecuatoriano.

La campeona mundial juvenil en 2014, no pudo alcanzar su clasificación para Rio 2016 por un tema de cambio de categoría, lo que fue diferente para lograr su cuota y boleto a Tokio.

“Para este Ciclo Olímpico ya tuvimos la experiencia con Río. Logramos aprender y hacer todo tranquilamente para estos Juegos, creo que se planificó muy bien los entrenamientos, todo fue más especifico y mucho más detallado. Estoy muy agradecida porque tengo un equipo increíble que estuvo muy atento a cada detalle”.

Doménica, quien casi queda fuera de Tokyo 2020 por un tema de carne contaminada, considera que esto la marcó de gran forma.

“La suspensión preventiva que tuve fue un impacto fuerte tanto para mí como para mi familia, porque siempre yo he sido de evitar proteínas, medicinas de cualquier tipo, sustancias que no sean naturales, según yo me estaba alimentando bien, y cuando pasó esto hablé con mis abogados enseguida, ellos revisaron mis facturas, lo que había consumido, y al final me dijeron es la carne. Se hizo toda una investigación, entregamos todos los papeles que pidió la UCI y logramos descubrir que la carne está contaminada (con una sustancia prohibida por la WADA) aquí”.

“Cuando salió a la luz, muchos amigos míos deportistas me escribieron a preguntarme que era lo que había sucedido, les comenté y gracias a lo que me pasó a mi creo que mucha gente se está cuidando ahora. Mi dieta cambió por completo”.

La Copa Mundo Supercross en Colombia significó su regreso tras el largo parón por la pandemia del coronavirus, lo que le dio ese impulso que necesita para brillar en la justa del verano en Japón.

“Fue increíble, tenía muchos nervios, pero volver a estar en una carrera, escuchar mi nombre, estar ahí con mis compañeras en carreras, sentir esa adrenalina, fue algo increíble, algo que extrañaba mucho y creo que lo voy a volver a sentir en los Juegos Olímpicos y eso es lo que me emociona más”, concluyó.

Con información del COE