Ágora Olímpico
Ágora Olímpico | Olympics.com

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 se convertirán en un antes y un después respecto al desarrollo de la justa, gracias a que serán organizados en medio de una pandemia, con altos estándares de seguridad para tratar de evitar el contagio del coronavirus entre atletas y personal de apoyo. Además, durante esta trigésimo segunda edición, se ha creado por primera vez un Ágora Olímpico, inaugurado desde el primero de julio pasado, en el cual se destacan varias series de obras de arte creadas por artistas y atletas olímpicos que han llegado al país asiático para su participación.

El Ágora lleva por nombre ‘The Noren Curtains’ y está ubicada en la estación de metro Mitsukoshimae en la misma ciudad de Tokio, la cual abarca una gran cantidad de obras de arte que van desde la fotografía, hasta la pintura, el diseño gráfico y el graffiti. Se tiene contemplado que una edición virtual del mismo Ágora esté disponible en su página web oficial a partir del 14 de julio próximo.

Hannah Wiilkinson se convirtió en una de las personas encargadas de desarrollar cualquier tipo de arte para este proyecto, es representante del equipo de fútbol de la selección neozelandesa y en sus propias palabras dejó en claro que es un enorme honor participar en estos Juegos Olímpicos.

Ágora Olímpico | Olympics.com
Ágora Olímpico | Olympics.com

Wilkinson es una artista que trabaja con tinta, arte digital, así como diseño de tatuajes y grafiti, por lo que estuvo encargado de realizar una pintura sobre el animé japonés. Uno de sus trabajos lleva por nombre ‘Ad Meliora’ el cual celebra la evolución de los Juegos Olímpicos y la incorporación de nuevos deportes a estos. En esta primera pintura por parte de la artista neozelandesa se puede ver a una persona en una tabla de surf al centro de esta, con una serie de flores de cerezo alrededor de la persona que representa una época de renacimiento después de una de las pandemias más feroces en los últimos años.

Otra de las pinturas más llamativas que se pueden encontrar en esta presentación de arte en la ciudad de Tokio es la que lleva por nombre ‘New Sports’, ‘Nuevos Deportes’ en español, siendo la digna representación de como su nombre lo dice, la incorporación de los nuevos deportes a la justa olímpica, como lo son el béisbol, el surf, el karate, skateboarding y la escalada deportiva. Esta arte fue realizada por Slaven Dizdarevic, quien fue el primer decatloniano eslovaco en representar a su país natal en unos Juegos Olímpicos, Beijing 2008. “Para mí, la cultura olímpica significa el legado a largo plazo que deja el Olimpismo”, dijo el deportista y artista europeo.

Kelly Salchow-MacArthur, quien ahora es una profesora de diseño gráfico en la Universidad Estatal de Michigan, se encargó de realizar un total de cinco paneles de diseño gráfico, su especialidad. Estos cinco trabajos llevan por nombre ‘En paz’, ‘En Alegría’, ‘En Esperanza’, ‘En Honor’, ‘En Deporte’, todo esto como un simbolismo a la culminación de la preparación para unos Juegos Olímpicos, el arduo trabajo y el sacrificio realizado por cada uno de los atletas en su viaje hasta estas instancias.

Ágora Olímpico | Olympics.com
Ágora Olímpico | Olympics.com

“Representan momentos micro y macro que pueden ocurrir durante el shinrin-yoku, conocido como baño en el bosque en inglés. Calmantes, equilibrantes, saludables, esperanzadores y llenos de maravillas. La necesidad inherente de que los humanos se conecten con el entorno natural es un hilo que comparten todas las culturas. Estas cortinas visualizan paralelos entre nuestras experiencias compartidas con la naturaleza y nuestras experiencias compartidas a través de los Juegos Olímpicos”.

Dos veces olímpico, Los Angeles 1984 y Seul 1988 y exposeedor del récord de jabalina, Roald Bradstock, fue el encargado de realizar quizá una de las obras de arte más emblemáticas de este Ágora, titulada ‘La carrera contra el tiempo’, en esta, convirtió los cinco aros olímpicos en cinco personas corriendo hacía una línea final, simbolizando la carrera que se tiene actualmente en el mundo para volver a la normalidad, encontrar la cura contra la Covid-19 y superar esta pandemia.

“’La carrera contra el tiempo’ es una imagen simbólica que captura este momento único en la historia de la humanidad y la historia olímpica. Todos somos individuos, sí, pero para ganar esta carrera debemos trabajar juntos colectivamente, dejar de lado nuestras diferencias y convertirnos en una comunidad global ayudándonos unos a otros”.

Otro de los grandes trabajos que se pueden ver en el Ágora Olímpicos, son las fotografías y videos creados por Ciara Michel, jugadora de voleibol, y que tienen el principal objetivo de sobresaltar la actuación de las mujeres atletas en cada edición de los Juegos Olímpicos. En su trabajo, se puede encontrar representaciones de atletas como Jordan Larson, Sheilla Castro y Tayyiba Haneef-Park, cada una de ellas, dos veces medallista olímpica. De igual forma, Michel, deja claro que la representación de atletas femeninas mediante sus fotografías o videos es una forma de verlos mediante un lente diferente, ya que les cataloga como ‘más que atletas’ haciendo referencia a sus vidas personales y todos los roles que pudieran desempeñar en cada una de estas.

“Cada atleta olímpico tiene una historia. Cada historia comienza con talento y se convierte en un sueño; y cada protagonista es probado por el fracaso, fortalecido a través del trabajo duro, animado por la familia y desafiado por la competencia. Cada atleta olímpico tiene una historia que comienza mucho antes de los Juegos y continuará mucho después. Y cada atleta olímpico es mucho más que un atleta”.

El programa encargado de este Ágora Olímpico, Artistas Olímpicos en Residencia está siendo dirigido por la Fundación Olímpica para la Cultura y el Patrimonio y con el apoyo de la Asociación de Atletas Olímpicas en el Mundo, cuyo presidente, Joël Bouzou, mencionó que la inauguración de un Ágora Olímpico representa el vínculo tan importante entre el deporte y la cultura en el ámbito olímpico, así como las valiosas contribuciones de cada uno de los atletas al mundo, en especial, a los niños que cada cuatro años encuentran inspiración en cada uno de estos.