Por: Alfredo Bush

Tokyo 2020 - Beijing 2022
Thomas Bach en un evento de Tokyo 2020 y el logo de Beijing 2022; dos eventos olímpicos en años consecutivos. Fotos: Reuters

El 2021 se convirtió inesperadamente en año olímpico, luego de que la pandemia obligó a posponer los Juegos Olímpicos de Verano Tokyo 2020 durante 365 días y además abrió la puerta a que se peguen eventos, pues a partir del 4 de febrero próximo iniciarán los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022.

De por sí los juegos en China tendrán un componente histórico particular, pues Beijing será la primera ciudad en organizar las versiones de verano e invierno de la máxima justa deportiva.

Sin embargo, la propia pandemia ha obligado a que el mundo cambie en todos los sentidos y el deporte no se ha quedado de lado, al contrario, los controles se han tenido que hacer más estrictos, tanto que durante Beijing 2022 habrá una gran burbuja en la que el mundo olímpico vivirá.

El COI ha buscado mantener el respeto hacia los que han decidido no vacunarse y por ello deberán vivir una cuarentena de 14 días previos al arranque de las competencias, aunque lo deseable es que la gran mayoría llegue vacunado y de ser posible con refuerzo.

Las actividades alrededor de los Juegos han tenido que ser modificados, especialmente lo que tiene que ver con la antorcha pues se decidió que para evitar aglomeraciones no haría sus recorridos diarios.

El cambio climático también ha jugado un factor durante la organización de los JJOO, pues aún hace falta que caiga más nieve, especialmente en la zona montañosa.

Empero, los preparativos ya están en la fase final, toda la parte operativa ya está en marcha, pues hasta el momento con las medidas instauradas se espera contrarrestar la actualidad del coronavirus, incluida la variante Omicron.

Los derechos humanos han tomado un lugar preponderante en la charla olímpica, pues varios países, encabezados por Estados Unidos, han decidido hacer un boicot diplomático al no enviar a políticos de alto nivel, pero permitir la participación de los atletas.

Todo esto derivado de las denuncias por parte de la etnia uigur, la cual está detenida en campamentos de reeducación.

El año 2022 representará el de muchos retos para el Comité Olímpico, pero el principal será que los JJOO se lleven a buen puerto con un saldo favorable en la salud.