Por: Gabriela Mendoza

Muñoz
Jonathan Muñoz debutará en la categoría de los 67 kilogramos | @jonathan.mmz

Jonathan Muñoz cumplió su sueño y el de su padre, David al clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 ya que él fue quien le contagió la pasión por la halterofilia e incluso ha sido su entrenador y guía desde que inició a los 13 años y ahora debutará en una justa olímpica en la categoría de los 67 kilogramos.

“Fue una etapa difícil de los 13 a los 16 donde mi papá y yo no entendíamos donde se tiene que separar sí porque sí el deporte de la vida familiar. Años después, cumplimos un sueño juntos, él entrenador olímpico y yo me hago atleta olímpico, es una satisfacción muy grande en mi casa, yo creo que ya me puedo morir en paz”.

Jonathan Muñoz

A Jonathan también le interesó ser clavadista, pero al final se desencantó y siguió los pasos de su papá porque creció en los gimnasios y porque fue medallista centroamericano y panamericano en los 70’s, e incluso estuvo cerca de clasificar a la justa olímpica de Los Angeles 1984.

“A los 11, 13 años no me iba a mudar a otro estado como Jalisco que tenía clavados o irme al CNAR porque sí sabía nadar, pero nunca me había tirado de un trampolín. Qué bueno que también le atiné que en pesas sí tuve buenos resultados, no hubo un sueño tan frustrado ahí porque aquí se están cumpliendo metas y sueños que nos trazamos”.

El hidrocálido fue plata y bronce en los Centroamericanos de Barranquilla, además de oro en los Panamericanos de Lima en donde fue superior al campeón olímpico de Río de Janeiro, al colombiano Óscar Albeiro Figueroa, situación que lo motivó para seguir en la pelea por ir a Tokio.

“Entramos como campeones continentales, me ranqueé en el lugar 10 y mi compañero Jorge creo que en el 14 o 16 también como continental, esperamos dar una buena competencia”. A lo que agregó, “Enfocarme en mi recuperación en estos momentos, checarme los dolores que traigo, ver si ocupo alguna infiltración o más descanso”.