Alice Dearing
Alice Dearing usando un Soul Cap | LUKE HUTSON-FLYNN

La decisión de no permitir gorros de natación diseñados para cabello afro para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, podría reconsiderarse, luego de cómo ha sido recibida esta norma.

La Federación Internacional de Natación no los aceptaba porque no se adaptaban a “la forma natural de la cabeza”, pero tras las críticas, la FINA asegura que ya está revisando la situación.

“FINA se compromete a garantizar que todos los atletas acuáticos tengan acceso a trajes de baño adecuados para la competencia donde estos trajes no confieren una ventaja competitiva”, asegura el organismo en su comunicado.

Todo esto aplica para los gorros que tienen el objetivo de proteger rastas, afros, tejidos, trenzas y cabello grueso y rizado, tejido que a diferencia de otros, puede evitar tener el mejor desempeño dentro de la piscina.

“Usando los gorros de natación más pequeños que todos los demás usarían, me quedaría en la cabeza, pero como me ponía aceite protector en el cabello, cuando nadaba, simplemente se deslizaba y mi cabello se mojaba”, aseguró la nadadora Kejai Terrelonge, una de las que ha levantado la voz.

Michael Gunning
@michaelgunning1

Otro nadador internacional que se ha unido a estas críticas, es el jamaiquino Michael Gunning.

“Estoy completamente conmocionado y disgustado” por la decisión de la semana pasada, que “penaliza y segrega aún más a la comunidad negra en la cima del deporte”, mencionó en sus redes sociales.