La emoción que sintió William Webb-Ellis por llevar el balón hacia la otra portería, en un partido tradicional de fútbol, derivó sin querer en el nacimiento de un nuevo deporte: el rugby, el cual estará presente en Tokyo 2020.

Y es que, en 1823, durante un encuentro de balompié en la Escuela Rugby, el joven jugador decidió tomar el balón en sus manos, corriendo con él hacia la portería contraria, en un acto sin precedentes que marcó la creación del rugby como tal, al sorprender a sus rivales con la jugada que realizó, al grado de que la misma Escuela Rugby le dio su nombre a esta disciplina que hoy mismo es parte de la agenda olímpica y que vio crecer sus raíces en las escuelas públicas de Inglaterra.

Rugby
El rugby en Juegos Olímpicos se juega en la modalidad de 7 | Olympic Channel

Esta variante del fútbol fue tan llamativa que se crearon sus propias reglas y en 1871 fue fundada la Unión de Fútbol de Rugby, para que 15 años más tarde (1886) naciera la International Rugby Board, ahora denominada World Rugby.

Este deporte creció rápidamente y muy pronto apareció en los Juegos de Paris en 1900 con la modalidad de rugby con quince jugadores (varones) por equipo; también estuvo presente en Londres 1908 y Amberes 1920, siendo Paris 1924 la última vez que formó parte del evento para comenzar una larga ausencia (92 años) del programa olímpico hasta los pasados juegos de Rio 2016, con una nueva modalidad de siete integrantes, y la inclusión de los equipos femeniles.

Es así que, en Tokyo 2020, esta emocionante y dura disciplina, en su modalidad de siete jugadores, volverá a la carga para hace vibrar a los aficionados con sus acciones, en un deporte que requiere de mucha fuerza física y una gran inteligencia.

Esencia del deporte

Si eres amante de los deportes fuertes, de las tacleadas y de la táctica, el rugby seguramente te apasionará desde el primer momento.

El terreno de juego mide 100x70m, al igual que en la modalidad de 15 participantes, con la diferencia de que, al tener menos jugadores en la cancha, las acciones se vuelven más vertiginosas, llenas de tackles y velocidad.

Los equipos están conformados por cuatro defensas y tres delanteros, con la posibilidad de realizar hasta cinco cambios de jugadores por encuentro. En los Juegos Olímpicos cada partido dura 14 minutos, divididos en dos tiempos de siete, con dos minutos de descanso entre ellos.

Son cuatro las maneras en las que los equipos pueden sumar puntos a su favor:

Gol de drop: Dará 3 puntos. Es cuando un jugador patea la pelota rumbo a los postes del arco, después de que la misma rebota en el campo.

Gol de penal: Dará 3 puntos si se consigue. Un jugador puede ejecutar el tiro en forma de gol de drop; tendrá 30 segundos para ejecutarlo.

Try (o ensayo): Dará 5 puntos. Se marca cuando un jugador atacante apoya el balón sobre o más allá de la línea de meta del conjunto rival. Eso sí, antes de la línea de pelota muerta.

Conversión (o transformación): Dará 2 puntos. Después de conseguir un Try, el equipo tiene la oportunidad de patear el balón hacia los postes de goal. Es un tipo de dos puntos extras.