Edgar Rivera sólo piensa en ganar una medalla en Tokyo 2020. Foto: edgar_riverahj

Después de haber logrado la medalla de oro y el récord de salto de altura para un mexicano en Eslovaquia (con 2.31 metros), Edgar Rivera obtuvo su exitosa clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 y se perfila como uno de los atletas más interesantes a seguir con posibilidad de medalla para México.

Han sido 6 años de preparación en Alemania para el nacido en Sonora, quien, de la mano de su entrenador germano Wolfgang Ritzdorf ha logrado perfeccionar su técnica y potenciado sus habilidades para llegar motivado a Tokyo 2020 y con serias aspiraciones a lograr cosas importantes.

“Vine con el objetivo de Tokio porque cuando llegué (a Alemania), Río fue al siguiente año, aunque sí me preparé, fue muy justo y, por eso, esta edición es el objetivo por el cual vine a Europa y lo logré, pensaba que tenía buen tiempo para prepararme y en el último año pensé cómo no iba a dar lo mejor de mí, si la razón por la que estoy aquí y dejé a mi familia es por los Juegos Olímpicos. Si no me hubiera preparado y calificado hubiera venido en vano, ahora tengo que cerrar con broche de oro”, mencionó.

El atleta mexicano se mostró contento por los resultados de su sacrificio en Europa, no sin olvidar lo complejo que fue el último año por la situación mundial de la pandemia, hecho que lo mantuvo al límite, pues competir regularmente con los mejores del mundo lo hace sentir más preparado y cómodo, a lo que Edgar Rivera dijo:

“Estoy consciente de que puedo hacer las cosas bien, en Eslovaquia tuve buenos resultados con la marca personal, fue un gran paso en mi carrera y nos pone bien posicionados a nivel mundial este año; traigo esas sensaciones en mi cuerpo y lo siento fresco, sé que lo traigo y que lo puedo hacer y me sigo preparando para poder llegar en óptimas condiciones a Tokio. Se va a poner muy interesante la competencia, nada me haría más feliz que representar a México de la mejor forma posible”.

Por último, el atleta mexicano destacó la confianza que le ha dado su entrenador Wolfgang Ritzdorf, describiéndola como “clave” en sus éxitos, hecho que lo mantiene muy motivado para encarar los retos próximos en el país del sol naciente.

“La filosofía de mi entrenador, la confianza que me da y la que yo le tengo es lo que me ha hecho más fuerte, el trabajo en equipo, la constante determinación y mentalidad; hay que tener la motivación renovada. Borrón y cuenta nueva, no importa el pasado, ésta es la buena, tener una buena energía con el coach es fundamental, ambos creemos en este proyecto y me ha demostrado que cree en mí y eso me ha ayudado para poder seguirme desarrollando”, mencionó Edgar Rivera.