Gabriela Agúndez
Al lado de Orozco, Agúndez ha cosechado muchos éxitos

El equipo mexicano de clavados logró tener una participación exitosa dentro de la Copa Mundial de la especialidad en Tokio, Japón, tras conseguir seis plazas rumbo a los Juegos Olímpicos Tokyo 2020. Tal palmarés se debe en gran medida a la actuación de Gabriela Agúndez, quien fue responsable de obtener dos boletos.

En conferencia de prensa para la CONADE, la atleta de 20 años externó su felicidad por haber tenido un gran desempeño y poder poner a México en los primeros planos del campeonato.

“Estoy muy contenta de haber ganado estas dos plazas para México, en sincronizados con Alejandra Orozco y la plataforma 10 metros individual. Esto yo me lo gané desde el selectivo del año pasado, que se realizó en marzo en el CNAR (Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento), gané los pases para poder competir en esta Copa del Mundo y ahora se logró el objetivo”,

Por otra parte, no ocultó su deseo de poder ser ella la dueña de dichos pases para poder así cumplir su sueño de representar al país en los que serían sus primeros juegos olímpicos.

“Desde que gané mis pases para esta competencia yo sabía que había un compromiso con México y también conmigo misma, porque desde hace mucho tiempo yo he tenido este sueño de querer estar en mis primeros Juegos Olímpicos. Sucede lo de la pandemia, se nos complica lo de los entrenamientos y la verdad no fue nada fácil”.

Uno de los boletos lo consiguió en complicidad con Alejandra Orozco, con quien asegura ha hecho una buena dupla desde hace tiempo, por lo que tiene confianza de que, en pareja o en individual, podrán cosechar medalla olímpica.

“Somos una pareja sólida, desde 2018 hemos ganado todos los selectivos tanto en sincronizados como en individual. Tenemos posibilidad de medalla olímpica es por lo que trabajamos, sabemos que ahí todo puede pasar, quien llegue con un mejor nivel se puede llevar una medalla, así que el objetivo es llegar de la mejor manera posible para obtener una medalla olímpica”.

Sin duda, la pandemia por Covid-19 afectó a diversos sectores de la sociedad, entre ellos el deportivo; sin embargo, para Agúndez, el retraso de actividades fue bien aprovechado por el equipo ya que pudieron mejorar en diversos aspectos, y el resultado se encuentra en la participación mexicana en el campeonato.

“Creo que este año de la pandemia nos sirvió para perfeccionar detalles, la verdad que el trabajo que se hizo fue notorio en estas competencias, se notó que México tiene potencial en todas las pruebas, se hizo historia logrando las 12 plazas olímpicas y estoy muy contenta, motivada para lo que venga y feliz de estar cada vez más cerca de participar en mis primeros Juegos Olímpicos”.

Debido a las condiciones sanitarias en el país nipón, el Mundial de Clavados sufrió una serie de retrasos. El certamen se pudo llevar a cabo bajo estrictas medidas de salud, y para la bajacaliforniana es señal de que buscan realizar los juegos olímpicos con toda seguridad.

“La organización ha sido de lo mejor, nosotros estamos del cuarto a la alberca y de la alberca al hotel, han sido muy estrictos con los protocolos, incluso en los entrenamientos no nos podemos acercar a nuestros compañeros atletas, se ve que nos están cuidando para llevar los Juegos de la mejor manera”.

Finalmente, Agúndez García se dio tiempo de dedicar su éxito en la Copa del Mundo a su entrenador Yunieski Hernández, quien lamentablemente falleció en el 2020, víctima de cáncer.

“Él fue parte importante de todo esto, le dedico estos dos pases olímpicos al profe Yunieski, porque sé que era un sueño que teníamos en conjunto”, concluyó.