Beijing 2022
China también reaccionó ante los boicots diplomáticos | Reuters

El primer ministro británico Boris Johnson dijo el miércoles que ningún ministro de su gobierno asistirá a los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, lo cual constituirá “en efecto” un boicot diplomático.

Dijo que se opone a los actos que afectan a los deportistas, pero que Gran Bretaña boicoteará diplomáticamente los Juegos.

Por su parte, Scott Morrison, primer ministro australiano, informó que su país hará lo mismo uniéndose así a lo anunciado por Estados Unidos recientemente. Morrison, comentó que la decisión se tomó en respuesta a los “abusos contra los derechos humanos”, en la provincia china de Xinjiang y “muchos otros problemas que Australia ha planteado constantemente. Lo hago por el interés nacional de Australia. Es lo correcto”, dijo en declaraciones para diversos medios de comunicación.

Pese a esto, ambas naciones confirmaron la presencia de sus respectivas delegaciones para la cita invernal que se llevará a cabo del 4 al 20 de febrero de 2022.

Canadá también se sumó se sumará a Estados Unidos, el Reino Unido y Australia en un boicot diplomático a los Juegos Olímpicos de Beijing debido a la situación de los derechos humanos en China, anunció el miércoles el primer ministro Justin Trudeau.

Trudeau dijo que su gobierno ha mantenido consultas con sus aliados en meses recientes.

“Estamos muy inquietos por los reiterados abusos de los derechos humanos que perpetra el gobierno chino”, dijo Trudeau. No deberán sorprenderse de que no enviaremos ningún tipo de representación diplomática“, añadió.

La respuesta del gobierno chino

Tras la negativa de la asistencia de los diplomáticos ingleses y australianos a los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, el gobierno chino emitió su respuesta a través de Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del país.

“China no ha invitado a ningún funcionario australiano a asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. Ya sea que vengan o no, a nadie le importa. Los políticos australianos están adoptando posturas políticas para sus propios intereses. No tendrá absolutamente ningún impacto en el éxito de Beijing Juegos Olímpicos de Invierno. Quiero señalar que el hecho de que Australia vincule la asistencia de sus funcionarios a los Juegos con los llamados abusos de los derechos humanos en Xinjiang, fue solo un pretexto inventado que se les ocurrió cuando buscaron excusas (para no asistir)”, dijo ante periodistas locales.