Por: Oscar Clériga

Abdon Pamich
Abdon Pamich | Getty

So pretexto del título de Italia en la Eurocopa 2020 vía la ruta larga y los penales, viene a la memoria la conquista de los 50 kilómetros de marcha del italiano, Abdon Pamich, en los Juegos Olímpicos Tokyo 1964.

El Estado libre de Fiume en italiano, Rijeka en croata, era un Estado independiente entre 1920 y 1924 en la costa del mar Adriático siendo objeto de disputas territoriales entre el Reino de Italia y el Reino de los serbios, croatas y eslovenos tras la Primera Guerra Mundial.

Pamich nació en Fiume el 3 de octubre de 1933, bajo dicho escenario donde en 1919, un ejército italiano ocupó la ciudad, estableciéndola como Estado soberano desde 1920 a 1924. Con el ascenso de Benito Mussolini al poder, tras el golpe de 1922, Fiume fue ocupado por tropas fascistas, para dos años más tarde ser anexada a Italia.

Para el 3 de mayo de 1945, los yugoslavos ocuparon Fiume, expulsando a la ocupación nazi. Finalmente, la ciudad fue cedida en 1947 a Yugoslavia tras el ‘Tratado de París’. A partir de entonces, con la repoblación de Fiume pasó a ser la ciudad yugoslava de Rijeka en lo que actualmente es Croacia.

Abdon abandonó Rijeka en 1947 para establecerse en Italia junto a su padre y hermano mayor. El atletismo se convirtió en una pasión desde edad temprana y a los 27 años mostró resultados a su entrega en las pistas, el 16 de octubre de 1960 estableció marca mundial en caminata de 50 kilómetros en Ponte San Pietro.

En los Juegos Olímpicos Roma 1960 conquistó la medalla de bronce con un tiempo de 4:27:55 en los 50K; el ciclo olímpico rumbo a Tokio estuvo lleno de trabajo y dedicación por parte de Abdon, ya que el sueño del oro seguía en su mente.

Fue campeón europeo en 1961, además de ganar el oro en los Juegos Mediterráneos en 1963.

Pamich cumplió su sueño y lo hizo además con récord olímpico al detener el cronómetro en 4:11:12 y así darle a Italia la medalla de oro en Tokyo 1964.

En 1966 volvió a ser el campeón europeo por lo cual fijó su mente en los Juegos Olímpicos de México 1968, donde intentó participar pero no calificó, misma situación para Munich 72. Su deseo de volver a la justa olímpica se fortaleció tras conquistar la medalla de oro en los Juegos Mediterráneos en 1971.

El italiano andarín dominó las competencias nacionales de 1955 a 1969 en la distancia de 50 kilómetros.

Abdon Pamich festejó el título de la Azzurri en su casa de Roma, Italia, con 87 años cumplidos y en espera de la justa olímpica a celebrarse de nueva cuenta en Tokio.