Por: Oscar Clériga

Bill Bradley
Bill Bradley jugo con los Knicks de NY de la NBA | AP

La réplica del jersey del equipo de básquetbol de los Estados Unidos con el número 5 se vende en las tiendas de coleccionistas en no menos de cien dólares (2,000 pesos mexicanos),

‘El hombre que pudo vencer a Gore’ se lee en la portada de la revista TIME de 1999, esta cotizada en 191 dólares (3,820 pesos mexicanos). Una fotografía autografiada y enmarcada de Bill Bradley ganado un rebote jugando con los New York Knicks esta valuada en 322 dólares (6,440 pesos ) se trata de un ídolo deportivo para los Estados Unidos.

Los Juegos Olímpicos Tokyo 1964 fueron conquistados por el equipo de las barras y las estrellas liderado por William Bradley, mejor conocido como Bill.

Egresado de la Universidad de Princeton donde fue tres veces All American (el mejor de su posición en la nación) y en 1965 fue nombrado MVP del año (Jugado Más Valioso).

La Universidad de Princeton ostenta un tercer lugar nacional, el mejor resultado en su historia y fue gracias a Bradley, quien en su último año llevó a los Tigers al Final Four donde solo fueron superados por UCLA y Michigan.

Una vez reclutado por los Knicks en 1965 jugó a lo largo de diez temporadas logrando dos campeonatos de la NBA (1970 y 1973) en aquella época dorada en el mítico Madison Square Garden.

Su retiro en 1977 marcó el inicio de su carrera política que fue aún más contundente que su trabajo en las duelas. Se convirtió en el Senador Demócrata por el Estado de New Jersey en 1978.

Pero sin duda en el año 2000 se escribió su capítulo más recordado, competir con Al Gore para ser el líder del Partido Demócrata y buscar la Casa Blanca. Bill no pudo superar al Vicepresidente de los Estados Unidos en aquel entonces y quien terminaría perdiendo las elecciones presidenciables contra George W. Bush.

Bradley conquistó la gloria olímpica en Tokyo 1964 y 36 años después estuvo cerca de ser uno de los hombres más poderosos del planeta.

Cerremos con un dato legendario, Bill en su temporada de novato en la Universidad anotó 57 tiros libres consecutivos sin fallar, una marca vigente a nivel universitario y también profesional.