Por: Óscar Cleriga

Nadie fuera de Etiopía había escuchado de Abebe Bikila al llegar a los Juegos Olímpicos de Roma 1960, nadie proveniente de África del Este había logrado lo que este soldado que de último minuto entró al equipo debido a una lesión de un compañero.

¿Quién es ese etíope?” Se preguntó más de uno en Roma, la respuesta llegó con la medalla de oro en su pecho tras ganar la maratón.

Además lo hizo descalzo, sí, un maratón corriendo descalzo, gracias a que los tenis nuevos que tenía Abebe le sacaban ampollas, Bikila decidió correr, como muchas veces en Etiopía lo había hecho, descalzo.

“No fue un maratón fue ‘Aida’” gritaba el narrador italiano en el estadio, “Con los romanos en la carretera componiendo el coro” agregaba ante la sorpresa. (Aida es la opera compuesta por el italiano Giusseppe Verdu)

Una vez consagrado Abebe llegó a Tokyo 1964 bajo el aura de ser contendiente, pocos le daban la etiqueta de favorito; aunque todo mundo ya sabía quien era Abebe Bikila.

El clima a las faldas del Monte Fuji causaban incertidumbre en el mejor de los casos, todos tenían temor de la humedad y el alto impacto en el desarrollo de la maratón, todos menos Abebe.

Bikila se presentaba a la prueba solo cuarenta días después de ser intervenido quirúrgicamente del apéndice, ocho de ellos en cama por la celeridad de la intervención, pero nada impidió la historia, la leyenda.

Con su estilo único desgarbado para muchos, poco estético para otros, pero muy eficiente para todos a lo largo de su carrera inició 68 maratones, solo en 10 no cruzó la línea de meta.

Bikila establece nuevo récord olímpico

Por si fuera poco Abebe Bikila estableció nuevo récord olímpico en Tokyo 1964 con tiempo de 2:12:11.2 y su festejo inmortalizó aún más su carrera, tras cruzar la meta corrió al centro del campo y comenzó a hacer ejercicios de estiramiento y de gimnasia, se tiró de espaldas para seguir haciendo ejercicio al filo de la pista, en clara muestra de superioridad y fondo físico. Un detalle más, corrió con tenis.

Se trata del primer atleta de Etiopía en ganar una medalla de oro olímpica durante mucho tiempo y se trata del único atleta de Etiopía con dos medallas de oro en la maratón.