Por: Oscar Clériga

Mary Rand
La apodaban: ‘The Golden Girl’ | COI

La prueba de salto de longitud tiene un encanto especial como quedó constatado en los Juegos Olímpicos Tokyo 1964 donde la británica Mary Rand sorpendió al mundo con su salto de 6.76 metros.

Se trata de una de las atletas históricas en el Olimpo que injustamente el paso del tiempo parece ocultarnos; ostenta una medalla de oro, una de plata y una de bronce, todas producto de su participación en los primeros Juegos Olímpicos celebrados en Asia.

Mary actualmente de 81 años de edad merece seguir bajo los reflectores toda vez que Tokio volverá a ser sede de una cita olímpica, en aquel 1964 como hoy en día, la humedad es el principal factor que todos los atletas consideran como uno de los rivales a vencer.

Rand se mentalizó desde antes de emprender el viaje a la tierra del sol naciente, su preparación físico atlética y mental comprendió estar lista para el desgaste propiciado por la humedad en la sede. Fue así como al llegar a las pruebas su desempeño estaba regulado, aunque la propia Mary reconoció que saltar 6.76 m fue sorpresivo.

‘The Golden Girl’ como fue apodada por diferentes medios de comunicación logró la plata en pentatlón y el bronce en los relevos 4×100.

Desde entonces los libros de historia la guardan en un sitio de honor además, su legado es fuente de inspiración al tratarse de la primera mujer en ganar la medalla de oro en atletismo.

El equipo británico de atletismo en 1964 conquistó doce medallas, tres de ellas con el nombre y apellido de Mary Rand. Tokio catapultó a nivel de súper estrella a la elegante británica al grado de ser reconocida por los Rolling Stones, Mick Jagger vocalista de la banda declaró, “Mary es una cita soñada”.