Por: Oscar Clériga

Peter Snell conquistó los 800 y 1,500m en los Olímpicos de Tokyo 1964. Foto: Getty Images

En Roma 1960, Peter Snell conquistó la medalla de oro en los 800 metros, implantando una marca olímpica con tan solo 21 años de edad. El nacido en Opunake sorprendió al mundo, era el 2 de septiembre de 1960 y el olimpismo vio detenerse el cronómetro en 1:46.48s, mientras que el segundo lugar, el belga Roger Moens, registró 1:46.55s y el jamaiquino George Kerr 1:47.25s.

Snell se convirtió en un atleta a seguir los próximos cuatro años de cara a los Juegos Olímpicos en Tokyo 1964. El neozelandés mostró que no era un corredor de una “buena tarde” en 1962, en Perth ganó el oro en los Commonwealth Games ratificando su objetivo, retener su corona olímpica.

Aunque la preparación y la incursión en los 1,500m de Snell a lo largo de la olimpiada le tenía preparada la cita con la historia.

Peter Snell, la leyenda

Los 800 metros en los juegos celebrados en la tierra del sol naciente testificaron la leyenda de Peter, quien voló en los 800m, al detener el registro en 1:45.1s, nueva marca y por supuesto medalla de oro.

El podium cambió con respecto a Roma 60: el segundo lugar fue para William Crothers de Canadá y el tercer puesto para Wilson Kiprugut Chuma de Kenia.

El zenit para Snell llegó en la prueba de 1,500m, donde con un tiempo de 3:38.1s se colgó la medalla de oro sorprendiendo de nueva cuenta al mundo, su apuesta por esta distancia ratificó el portento de atleta que era Peter.

Se convirtió en el segundo hombre en la historia en conquistar los 800 y 1,500 en los mismos Juegos; desde 1920 que lo hizo Albert Hill del Reino Unido.

Peter Snell subió a lo más alto del podio. Foto: Getty Images

El retiro de Snell

Peter Snell se retiró en 1965 a la edad de 26 años, se fue a estudiar a los Estados Unidos en la Universidad de Washington, donde logró el doctorado en filosofía, en el país de las barras y las estrellas se convirtió en un incansable promotor del deporte ayudando a jóvenes en tenis, tenis de mesa, así como pista y campo. Además, se convirtió en estrella de televisión por su participación en el programa “Superstars”.

Snell falleció en su domicilio en Dallas, Texas, el 12 de diciembre de 2019 a la edad de 80 años.