Por: Óscar Cleriga

Valentín Loren
El boxeador Valentín Loren agrede al referee de su combate. Foto: Getty

El nombre de Valentín Loren es recordado por uno de los momentos más bochornosos en la historia de los Juegos Olímpicos, el boxeador aragonés golpeó y noqueó al referee de su combate en Tokyo 1964.

La presión del dictador, Francisco Franco, combinada con la juventud de Loren explotaron en la mandíbula del húngaro tercero sobre la superficie. Valentín enfrentó a Hung Cheng Hsu de Taiwán en una pelea de mucho contacto, fiel a su estilo fajador Loren arremetió golpe a golpe el abdomen de Cheng, lo que dio paso a una serie de llamadas de atención por parte del referee.

Los golpes no siempre fueron por encima de la cintura desde la perspectiva del húngaro, por lo cual vinieron las advertencias sobre Valentín, pidiéndole no cometiera infracciones.

Era el 14 de octubre de 1964 el combate cruzaba la mitad del segundo round cuando Gyorgy Sermer interrumpió la pelea justo después del mejor golpe de Valentín sobre Cheng, un gancho de izquierda impactó el rostro.

Las crónicas de aquel día destacan el pandemonium: “Valentín Loren asestó un extraordinario gancho de izquierda en el rostro del taiwanés y de pronto el referee detiene el combate e increíblemente levanta la mano de Cheng ante la sorpresa de Loren y de todos los presentes. Fue entonces que el español dio rienda suelta a su frustración tras gritar ‘este arbitro no sale vivo de aquí’, acto seguido se fue a los golpes en contra del húngaro”.

Ese mismo día la Asociación Internacional de Box Amateur se reunió de forma extraordinaria y determinó sancionar de por vida a Valentin Lore en el pugilismo olímpico y amateur.

Valentín Loren se disculpó al día siguiente sobre todo con el público japonés presente en la sede, el aragonés dejó en claro que la responsabilidad de representar a España y al dictador Franco le hicieron perder la razón en combinación con su juventud en un momento de frustración.