A pesar de que ya tiene su presencia garantizada en el trampolín de 10 metros individual en los próximos Juegos Olímpicos, el clavadista mexicano Iván García aseguró que el Control Técnico para Tokyo 2020 fue muy atípico, esto debido a la mala planeación por parte de la Federación Mexicana de Natación.

“Fue un Control Técnico muy atípico, ya que surgieron muchas irregularidades, nosotros regresamos de la Copa del Mundo y habían dicho de palabra que el selectivo iba a ser el 27 de abril y de la noche a la mañana me dice mi entrenador que no. No teníamos ni comunicación con el presidente de la Federación”, comentó en exclusiva para MARCA Claro.

FOTO: Imago7

Además, confesó que para el Control Técnico tuvo que participar luego de estar cuidándose de una lesión en la rodilla: “Sobre mi rodilla fue una infiltración solamente, necesitaba tres semanas de descanso absoluto y resulta que un día lunes la Federación saca la convocatoria, pero con fecha para competir el día jueves, entonces era menos de una semana que teníamos para entrenar. Quiero recalcar que lo hicimos para llegar de buena manera a los Juegos Olímpicos”.

Sobre la relación que existe con los atletas y la Federación Mexicana de Natación, el clavadista comentó: “No hay comunicación, la verdad el presidente de la Federación tiene mucho tiempo en donde le importan más los problemas legales, creo que está en una investigación por desvío de dinero o algo así, pero parece que está más enfocado en sus temas personales. Lamentablemente se hizo una mala planeación para este selectivo”.

También afirmó que su presencia junto a Randal en Tokyo 2020 podría dar medallas para el país: “Le mandé un mensaje a la directora de la CONADE y quedó en avisarme, espero que se pueda entablar una conversación, yo lo que busco es un proceso más justo. La posibilidad más real que tiene México en las medallas es con Randal y conmigo”, finalizó.