Por: Óscar Cleriga

Whitney Houston
Whitney Houston en los Grammy’s 1989 | whitneyhouston.com

‘One moment in time’ es el título de la banda sonora de los Juegos Olímpicos de 1988 celebrados en Seúl, Corea. Una justa poseedora de una partitura olímpica como pocas y la canción compuesta por Albert Hammond y John Bettis es un himno al autoestima a creer en uno mismo donde la voz de la Whitney Houston eleva al máximo la capacidad de superar los obstaculos que la vida nos presenta y por supuesto en el mundo deportivo.

“Cuando compito con el destino, entonces, en ese momento del tiempo, sentiré eternidad” dice la letra de la canción que sin duda hizo vibrar al mundo durante la justa olímpica y con el paso del tiempo vuelve a exaltar la gloria de los atletas inmortalizados en territorio asiático, aunque el video oficial también dio lugar a leyendas de 1924, 1964 y 1984.

A manera de anécdota se debe destacar que la melodía no fue interpretada en vivo a lo largo de todo el año olímpico (1988) fue hasta febrero de 1989 donde Whitney Houston interpretó la canción en los Premios Grammy; dicha presentación se incluyó en el disco conmemorativo de los premios hasta 1994.

Inauguración Juegos Olímpicos Seul 1988 | Olympic Channel
Inauguración Juegos Olímpicos Seul 1988 | Olympic Channel

Pocas veces Houston interpretó el ‘himno olímpico’ fue hasta 1990 la segunda ocasión, aunque cabe destacar que esa presentación emitida por ABC fue grabada en noviembre de 1989 y se transmitió el 4 de febrero del noventa.

El impacto de ‘Un momento en el tiempo’ fue reconocido en Barcelona 1992, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos determinó que se incluyera como parte de la ceremonia de apertura.    

En 1997 Whitney Houston fue invitada a la inauguración del nuevo estadio de tenis ‘Arthur Ashe’ en el US Open en donde interpretó ‘One Moment In Time’, el 25 de agosto en la gran manzana.

El mundo olímpico volvió a reconocer el impacto de la canción en 2006 en los Juegos Olímpicos de Turín donde Whitney fue parte de la ceremonia de inauguración. Siendo la quinta y última interpretación en vivo.

Un diamante en la historia cierra esta partitura olímpica, ya que, la noche en la que Cal Ripken rompió la marca de partidos jugados consecutivos  (2,130 juegos) de Lou Gehrig, los Orioles de Baltimore a solicitud de Cal pusieron en el estadio ‘Un momento en el tiempo’, catapultando la ovación de veintidós minutos que recibió Ripken el 6 de septiembre de 1995 con la presencia en el parque de pelota del presidente Bill Clinton y el vicepresidente Al Gore.