El caballo con arzones es una modalidad de la gimnasia artística que solo está disponible para la categoría varonil. De hecho, es considerado como el ejercicio más difícil, ya que tiende a favorecer la técnica sobre el músculo.

Para nuestra sección de Jueves Retro, cortesía de Olympic Channel, hacemos un recorrido visual sobre la espectacularidad del caballo con arzones en los Juegos Olímpicos y su evolución hasta llegar a Rio 2016, donde el británico Max Whitlock se llevó la medalla de oro.

Cabe destacar que este aparato estaba hecho inicialmente de un marco metálico con un cuerpo de madera y una cubierta de cuero. Actualmente, el marco contiene materiales plásticos o compuestos y el cuerpo, hecho de plástico, está cubierto por materiales sintéticos.

La regla principal es que solo se utilizan los brazos, mientras que las piernas en ningún momento pueden tocar el aparato y siempre deben mantenerse juntas y extendidas, exceptuando las figuras singulares como el ejercicio de tijeras o de una sola pierna.