Todo comenzó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en donde la rusa Svetlana Khorkina era la gran favorita para adjudicarse el único título que le hacía falta en su enorme palmarés, la medalla de oro individual de la gimnasia artística.

Pero una joven estadounidense de nombre Carly Patterson, le impidió a Khorkina hacerse del ansiado título, pues brilló como nunca en la viga de equilibrio.

Carly logró una calificación total de 38.387 puntos para colgarse la medalla de oro del all around, convirtiéndose así en la segunda gimnasta estadounidense en lograrlo después de que su compatriota Mary Lou Retton lo hiciera 20 años atrás, en Los Angeles 1984.

La rutina de Carly en la viga de equilibrio fue tan espectacular que varias generaciones después han realizado ese movimiento al finalizar sus rutinas en este aparato. Algo que en la gimnasia artística algunos suelen llamar ‘El Patterson’, en honor a ella.