La flama olímpica cada vez está más cerca de encender el pebetero de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020. Y su trayecto sigue atravesando los lugares más significativos de Japón.

Esta semana arrancó en la prefectura de Tokushima, especialmente en la ciudad de Kaiyo. Su paso culminaría con una representación del festival Awa Odori, uno de los bailes tradicionales japoneses más conocidos, con 400 años de historia.

Así va el relevo del fuego olímpico
El fuego olímpico sigue su viaje pro Japón

Para los siguientes días, la antorcha olímpica atravesaría la prefectura de Kagawa. En la ciudad de Kotohira. Los portadores subieron 365 escalones hasta la puerta del Santuario de Kotohira-gu, que es conocido por su larga escalera de piedra.

Para su segundo día en la prefectura, visitó el puente Seto Ohashi, el más grande del mundo que sirve tanto de carretera para vehículo así como para un ferrocarril. Finalmente llegó al castillo Takamatsu y fue transportada por un barco tradicional japonés en su foso.

Tras su paso por Kagawa, arribó a la prefectura de Kochi, frente a la estatua de Ryoma Sakamoto, una de las figuras históricas legendarias más famosas de Japón. En Kochi pasó por el jardín de Monet Marmottan, una réplica del jardín del artista impresionista Claude Monet de Giverny.

Los últimos días de la semana, la flama olímpica recorrió la prefectura de Ehime y visitó el santuario Ishizuchi en la ciudad de Saijo y fue recibida por personas que tocaban cuernos de concha de tritón. Finalmente la flama olímpica pasó por la torre de observatorio de Uwakai en la ciudad de Ainan, donde las personas pueden apreciar una gran vista panorámica y el templo Koshoji.

Así finalizó una semana más en el recorrido de la Antorcha Olímpica.