María Espinoza
María Espinoza no podrá estar en sus cuartos Juegos Olímpicos | FMTKD

Por: Dulce Soto

“Podemos encontrar muchas derrotas, pero no debemos ser derrotados”, decía la escritora, poeta y activista estadounidense Maya Angelou.

Y es así como debemos ver a la extraordinaria María del Rosario Espinoza, siempre como una ganadora, pues ha hecho lo que quizá, ningún deportista mexicano, pararse en cualquier parte del mundo y ganar títulos por su amado país.

Con tan solo 20 años se subió a lo más alto del podio en sus primeros Juegos Olímpicos, conquistando la medalla de oro en Beijing 2008, llegaba como campeona mundial pues se había hecho del título un año antes en la misma ciudad china.

Fue precisamente en ese momento en que no solo México sino el mundo tuvieron claro de lo que era capaz de lograr aquella joven originaria de la Brecha, Sinaloa, -esa pequeña localidad de la cual todos quisimos conocer más- ¡María lo había hecho!

Reservada, callada y a veces un tanto pensativa, María siempre ha tenido claro sus objetivos, pero nunca ha pasado por encima del honor de representar a su país.

“Independientemente de quien vaya al final el trabajo va a ser para México”.

Dijo en una entrevista que concedió para Marca Claro.

Después de aquella hazaña olímpica, vino una caída, un selectivo interno también definió su ausencia de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, eso también significó un duro golpe para ella, pues esa competencia era precisamente en su país y además no pudo defender el cetro panamericano que había ganado en Rio 2007.

Tras hacerse inmortal en el Olimpo, la presión sobre ella creció y hasta el día continuó…

Aún con las caídas, María supo reinventarse, después de esto consiguió su clasificación a los olímpicos de Londres 2012 en donde volvió a subir al podio, enfundada en bronce, cuatro años más tarde Rio 2016 la vio mantenerse en gran nivel, conquistando la medalla de plata.

Hoy, María no pierde nada, porque su leyenda está más viva que nunca, porque el deporte de sus amores tiene su nombre grabado en la historia del deporte.

No se acaba una generación del taekwondo, porque ella y muchos que vinieron detrás o antes de ella, han logrado que México sea una verdadera potencia mundial en esta disciplina que nació en Corea.

En Tokyo 2020, toca el turno a otros taekwondoínes pero en nuestra memoria es inevitable que siempre viva la incansable María del Rosario Espinoza.