Selección francesa
La selección francesa, durante su participación en la Eurocopa sub 21. | Federación Francesa de Fútbol (FFF)

La selección francesa olímpica de fútbol, una de las rivales de México en el Grupo A, es una de las candidatas a la medalla de Oro. Sin embargo, a casi un mes de su estreno contra los mexicanos podría tener serios problemas no sólo para hacer su lista de convocados, sino que formar un once se puede convertir en un dolor de cabeza para el entrenador Sylvain Ripoll.

El motivo es que ya no es sólo que no contaría con la presencia de su estrella Kylian Mbappé, actualmente disputando la Eurocopa 2020. Sino que tampoco dispondría de otros futbolistas importantes de la Ligue 1, porque sus clubes se negarían a prestarlos al no ser los Juegos Olímpicos una fecha FIFA.

Según una información de este viernes de L’Èquipe, los Juegos Olímpicos se están convirtiendo en una lista imposible para Francia. De esta manera, la selección francesa podría perder hasta a tres jugadores del Lille, el actual campeón, como son Ikoné, Bamba y Soumaré. Los tres son futbolistas claves para Ripoll. Otros clubes como el Niza o el Monaco tampoco darían muchas facilidades.

Mientras la selección mexicana de Jaime Lozano tiene prácticamente cerrada su lista, salvo algunos huecos que le encantaría cubrir con la presencia de Edson Álvarez, en otras selecciones como es el caso de Francia la planificación no está funcionando y, a última hora, trata de conseguir un acuerdo que parece imposible de alcanzar.

La Federación Francesa apura los últimos días para convencer a los clubes franceses que recapaciten su decisión, para que Francia no se vea debilitada en Japón. Más que pensar en México, su primer rival en Tokyo 2020, la principal preocupación de Sylvain Ripoll es poder configurar una lista de 18 futbolistas. En este momento, sólo dispone de una decena que estaría confirmada, una cifra insuficiente para poder presentarse en Japón con un equipo competitivo.

Quizás uno de los refuerzos de lujo de Francia podría ser Gignac. El jugador de Tigres podría la figura de una selección francesa mermada y debilitada, pero que seguirá siendo temible para cualquier rival en Japón.