La leyenda del esquí alpino tiene altas expectativas sobre Tokyo 2020
Vonn espera grandes historias de los atletas de Estados Unidos | Reuters

Si alguien puede hablar de lo que significa dar lo mejor de sí mismo en su participación olímpica esa es la leyenda del esquí alpino Lindsey Vonn, quien asegura tener altas expectativas sobre la celebración de los próximos Juegos Olímpicos Tokyo 2020.

La triple medallista por los Estados Unidos en juegos invernales, en charla con olympics.com habló de lo que significa para el mundo que la justa olímpica por fin se lleve a cabo, esto por su aplazamiento debido a la pandemia por el Covid-19.

Creo que los Juegos Olímpicos son exactamente lo que el mundo necesita en este momento. Creo que todo el mundo necesita algo de esperanza e inspiración, y los Juegos Olímpicos, creo, van a hacer eso”.

Por otra parte, se dijo ansiosa por ver la participación de la delegación de las Barras y las Estrellas en la justa nipona; “Hay tantos atletas y nadadores de pista y campo increíbles. Estados Unidos definitivamente tiene mucha profundidad en todos los deportes, así que creo que no faltarán historias inspiradoras para ver”.

De igual forma mencionó que pondrá especial atención en las nuevas disciplinas, además de indicar a qué atletas y equipos seguirá de cerca.

“Va a ser muy emocionante tener nuevos deportes para ver, como el skate, por ejemplo. Estoy emocionada de ver a Leticia (Bufoni), es amiga mía, a Simone (Biles), y al equipo de fútbol femenino”.

Vonn, ganadora de una medalla de oro en downhill y una de bronce en Super G en Vancouver 2010, además de un bronce en downhill en PyeongChang 2018, reveló cómo fue el adaptarse a una vida lejos de la práctica del deporte a nivel profesional.

“Definitivamente fue un desafío más grande de lo que esperaba mentalmente, superar el hecho de que ya no competía… (Pero) siento que cada día es una nueva oportunidad para vivir mi vida al máximo y puedo hacer cosas que nunca antes había podido hacer, y eso es muy divertido“.

Finalmente, aseguró que aunque por algún tiempo pensó en dejar un lado el retiro, sabía que su cuerpo ya no le respondería como se debe. Aun así busca mantenerse en buena forma.

Por supuesto que se me ha pasado por la cabeza (volver). Pero mis rodillas simplemente no están a la altura. No hay forma de que puedan hacerlo. Estoy en buena forma ahora, pero estoy en forma de jubilación”.

“Entreno duro porque lo disfruto. Pero, ya sabes, trabajo una hora al día, mientras que antes trabajaba cinco o seis horas al día. Así que no es lo mismo en absoluto”, concluyó.