Por: Óscar Cleriga

James Connolly
James Connolly, fue uno de los primeros medallistas olímpicos | COI

En la antigua Grecia, los Juegos Olímpicos eran compuestos por una serie de competiciones disputadas por representantes de diversas ciudades y/o estado griegos a partir del año 776 a. c. se disputaban cada olimpiada, es decir, cada cuatro años.

Durante la celebración de la competición se promulgaba la ékécheiria o tregua olímpica, para permitir a los atletas viajar en condiciones de seguridad desde sus polis hasta Olimpia. Se cuenta que, entre los participantes esta en registro de Alejandro Magno.

Los Juegos celebrados en 775 a.c. tuvieron al griego llamado Coroebus como el primer campeón olímpico en una prueba de aproximadamente 170 metros planos, como premio Coroebus recibió una corona hecha con hojas de un olivo que crecía cerca del Templo de Zeus en Olimpia. Según cuenta la leyenda el árbol había sido plantado por Hércules.  

Los últimos Juegos Olímpicos de la Antigüedad se celebraron en el 393 d. c., casi doce siglos después de su comienzo. Tras la adopción del cristianismo como religión oficial del Imperio Romano con el Edicto de Tesalónica (28 de febrero de 380), el emperador Teodosio prohibió toda celebración pagana, incluidos los Juegos Olímpicos.

Para la época moderna el primer campeón olímpico fue el estadounidense James Connolly el 6 de abril en la justa de Grecia 1896, Connolly ganó la prueba de primer, segundo y tercer salto. Los registros dicen que saltó 1.25 metros superando por 15 centímetros al segundo lugar, el francés Alexandre Tuffére, la prueba de los tres saltos es la que actualmente conocemos como salto triple.

Cabe destacar que James Connolly tras retirarse del atletismo se dedicó al periodismo.