*Por: Gabriela Mendoza

Durante la pandemia, la taekwnondoín María del Rosario Espinoza recargó la pila por el desgaste de casi dos décadas en el alto rendimiento, por lo cual ya no vislumbra un retiro posterior a Tokyo 2020 porque aún ama competir a sus 33 años y quiere aumentar su palmarés ante las mejores del mundo.

Mientras me siga gustando, me siga apasionando yo creo eso es lo que yo busco siempre cuando estoy entrenando taekwondo, cuando estoy compitiendo por México, estoy haciendo lo que yo hago más quiero, yo más amo. Yo voy a seguir haciendo taekwondo, esto que a mí me apasiona hasta que mi mente y mi cuerpo me diga hasta aquí“.

Independientemente del resultado de la evaluación con Briseida Acosta, la sinaloense competirá en junio en el Abierto de México y en el Campeonato Panamericano de Cancún, además de seguir trabajando para el Mundial de Wuxi que se realizará en octubre en China.

Me siento bien, con esa seguridad y con esa confianza que la preparación que he realizado junto al equipo, junto a mi entrenador creo que ha sido muy buena”. 

“Como México siempre se espera un buen resultado y como México también hay un desarrollo del taekwondo“. 

La triple medallista olímpica y mundial aún tiene pendiente el crear su semillero de talentos en donde también los pueda entrenar tras su retiro y contribuir para que México siga como potencia

No solamente en Querétaro sino en Sinaloa de donde yo soy, es un proyecto que tengo en un futuro poner mi escuela ya sea en Guasave, Culiacán, en Los Mochis, sacar ese talento sinaloense que hay muchísimo”, concluyó.