Mariana Pajón, ciclismo BMX
Mariana Pajón durante la Copa del Mundo BMX | @OlimpicoCol

La ciclista colombiana, Mariana Pajón, se llevó el triunfo en la tercera parada de la Copa del Mundo UCI BMX Supercross que se llevó a cabo en Bogotá y con lo cual se enfila para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, en donde buscará su tercera medalla dorada.

A falta de confirmación oficial, es prácticamente un hecho que la ciclista disputará la justa olímpica de Japón, que se aplazó un año y que resultó en este caso benéfico para Pajón, quien en el 2018 sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior y rotura parcial del ligamento colateral medial de la rodilla izquierda, lo que hace para ella más valioso el triunfo en la Copa del Mundo.

“Esto es cuando te das cuenta que todo vale la pena, las lágrimas, los dolores, el sacrificio, cuando ves que todo se pone en su lugar, que vas y recoges todo lo que haz luchado y ganar en casa siempre es el doble de especial.

“He luchado mucho después de la lesión, volver a mi nivel y a la seguridad sobre todo, uno puede estar muy fuerte y si la cabeza no está bien puesta pues no funciona y ahora se conectó todo como lo necesitaba y era bien necesario sentir esto”, señaló Pajón tras finalizar el evento.

Mariana cruzó la meta con un registro de 36.474 segundos, seguida por su compatriota, Gabriela Bolle y en tercer lugar se quedó la rusa Natalia Afremova. El haber compartido podio con Bolle fue algo que destacó la medallista olímpica, pues destaca ambas sufrieron la misma lesión.

“Lo de Gabriela (Bolle) fue increíble, es muy bonito porque ella viene de la misma lesión que yo, sé todo lo que ha luchado, lo que ha llorado, lo que le ha dolido y estar ahí es un premio”, agregó Pajón.

Finalmente la mejor exponente del BMX de Colombia fue autocrítica y señaló que a pesar de la victoria aún tiene detalles por mejorar.

“Muchas cosas se pueden mejorar, sé que puedo hacer una vuelta mucho más rápida y más constante”, concluyó.

Gabriela Bolle: “Solo pensé en gozar y en tener la mente muy fría”

Por su parte, Gabriela Bolle, quien terminó en segundo lugar, se mostró orgullosa de haber compartido podio con Pajón y de dejar en alto el nombre de Colombia.

“Muy feliz, creo que en ninguna Copa del Mundo se había hecho el uno y dos para Colombia, entonces orgullosa de haberlo hecho en casa, compartir el podio con Mariana y pararme de las caídas, por eso muy contenta y orgullosa de poder representar a Colombia”.

Bolle dijo que al ser su primera final en una Copa del Mundo solo pensó en “gozar” y en tener la mente “fría”, pues no se encontraba al cien físicamente”.

“Todo se dio, mente muy fría al momento de tomar las decisiones. No me sentía al 100%, veníamos en una preparación para esta carrera, pero sin saber realmente cómo estábamos. Del nacional a acá se vio una mejora impresionante”, concluyó.