El Comité Olímpico Internacional ha dejado claro que no será una obligación para los atletas el asistir vacunados a la justa olímpica, sin embargo, hacerlo no solo podría darle tranquilidad al atleta sino a toda la delegación de un país. A menos de 15 días para el inicio de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 el equipo de natación de Estados Unidos se enfrenta a una disyuntiva pues una de sus figuras prefiere no vacunarse contra el Covid-19.

Se trata de Michael Andrew de 22 años, poseedor del récord de los 100 metros pecho en Estados Unidos y uno de los tres mejores tiempos de la historia en los 200 metros combinados. Andrew tiene claro que vacunarse no está entre sus objetivos.

“No, no estoy totalmente vacunado, no estoy vacunado. Mi razón detrás de esto es que, por un lado, fue una decisión de último momento. No quería poner nada en mi cuerpo que no supiera cómo reaccionaría potencialmente”.

Michael Andrew
Michael Andrew | Reuters

Andrew señaló que ha seguido todos los protocolos y que si no lo hizo también fue por evitar que alguna reacción lo alejara de sus entrenamientos varios días. El nadador agregó que durante los entrenamientos con el equipo nacional de Estados Unidos se han llevado a cabo todas las medidas y sabe que lo mismo ocurriría en Tokio, por lo que su idea no cambiará.

“Me siento muy seguro y protegido sabiendo que estamos minimizando el riesgo tanto como sea posible, pero personalmente no me he puesto la vacuna todavía y no planeo hacerlo en el futuro. Así que veremos cómo avanzan las cosas”.

Cabe mencionar que Michael Andrew contrajo Covid-19 en diciembre del 2020, afortunadamente, logró superar la enfermedad sin complicaciones y ahora está listo para buscar subir al podio en Tokyo 2020 donde está calificado para las pruebas de 100 metros pecho, 50 libres y 200 metros combinados.