Por: Guillermo García

Mireia Belmonte
Mireia Belmonte será abanderada de España en Tokyo 2020 | @missbelmont

La conquista de una presea olímpica requiere años de trabajo, dedicación y fortaleza mental. España ha ganado 8 medallas en la natación olímpica, cuatro de ellas, pertenecen a Mireia Belmonte, quien es la nadadora más exitosa en la historia del deporte español. 

“La palabra clave es eso, mucho trabajo y mucha constancia para ser siempre una de las mejores del ranking y estar siempre motivada en las pruebas que tienes”. 

Mireia Belmonte

En exclusiva para Marca Claro, Mireia Belmonte habló acerca de una de las pruebas nuevas que se llevarán a cabo en Tokyo 2020, los 1,500 metros estilo libre, una prueba de distancia en la que se enfrentará a Katie Ledecky y de una de sus ‘manías’ cuando está dentro del agua. 

“Es importante que habrá más pruebas de fondo. Es importante abrir el abanico de pruebas. Ledecky es una nadadora fuera de serie, ha sido la mejor del mundo desde Londres 2012. Siempre es la rival a batir, aunque sea difícil es el punto de mira y es la que ha estado dominando el fondo en piscina en los últimos años”.

“Cuando compito en pruebas largas claro que pienso en la estrategia y voy mirando un poco la carrera, pero a veces también voy como cantando mentalmente, son muchas cosas a la vez, pero también me va ayudando a concentrarme ya que pase como más rápido todo. Es una final, son manías y desde niñita lo he hecho, para mí sería raro no hacerlo” añadió la multimedallista olímpica. 

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 tendrán un significado especial para Belmonte, quien cumplirá otro objetivo en esta justa.  “Van a ser unos Juegos distintos por la pandemia que estamos viviendo. Van a ser unos juegos bonitos, diferentes y además tengo la suerte de ser una de las abanderadas junto a Saúl Cravioto, fue un sueño más cumplido”. 

Belmonte tiene claro que los reflectores estarán sobre ella, que es una de las favoritas de la Delegación Española para obtener una presea, pero es consciente de que la competencia es demasiado fuerte, por lo que prefiere enfocarse en el día a día en busca de sus objetivos. 

“Serían palabras mayores, ojalá. No pienso un objetivo de 4 medallas, 3 medallas. Una vez ahí todo es diferente a como lo has pensado antes. Yo creo que si pudiera ganar medallas encantada. Yo siempre tengo una mente positiva y lucho hasta el último metro y para mí es importante saber que puedo estar suficientemente preparada para competir con las más grandes”.

“Estando en alguna final ya sería muy bonito en esta recta final de mis cuartos Juegos Olímpicos y poder competir al máximo nivel. Una vez ahí nunca sabes lo que puede pasar y si estás bien preparada y mentalizada puede ser que subas a lo más alto del podio”. 

Belmonte se ha ido recuperando poco a poco de una lesión en el hombro que la aquejó durante el ciclo olímpico. Ya tiene su boleto en los 1,500 y 800 estilo libre, en los 400 metros estilos (combinados) y la próxima semana en Roma, buscará dar la marca en los 200 metros mariposa, prueba a la que llegaría a Tokyo 2020 como la campeona defensora.