Por: Óscar Cleriga

La partitura olímpica de esta ocasión nos lleva a la blanca Vancouver en el 2010 con dos de sus hijos favoritos de Canadá interpretando la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno ‘Bang the Drum’ la sensación del momento Nelly Furtado y el legendario Bryan Adams.

‘Tú y yo juntos alcanzamos el cielo’, no se trata solo de ganar, dice la apertura de la letra y melodia de una de las canciones más ovacionadas en el nuevo siglo del olimpismo y sobre todo recordada por el perfomance el 14 de febrero de 2010.

La cascada de aplausos con la que el estadio recibio a la dupla fue electrizante seguida por la voz de la joven sensación del momento, enmarcada por el júbilo de todas las delegaciones en la inauguración de los Juegos.

Bryan una de las estrellas más queridas en Canadá se convertía en el embajador ideal para dar la bienvenida a todo los visitantes “de lejos, de cerca” como se escucha en la canción; un enorme corazón latía con cada nota, con cada letra, el golpear el tambor cada vez más fuerte era una replica de las emociones.

El estadio BC Place se convirtió a lo largo de dos semanas en ese latir permanente llenó de memorias; la voz de la ganadora del Grammy ese año y la euforia musical por el lanzamiento de un nuevo álbum por parte de Bryan dieron mayor exposición a su interpretación.

Cabe destacar que cada medalla, cada hecho histórico en esa edición de los Juegos fue acompañada por ‘Bang the Drum’ en los ‘highlights’ oficiales de la justa. Si bien es cierto la canción no alcanza los tintes épicos del Olimpo si fue suficiente para darle una mezcla de gloria y éxito.

Nelly Furtado y su renovación a la música en su país junto al mítico Bryan Adams bastó y sobró para darle brillo a Vancouver, Canadá.

‘Los Sonidos de Vancouver’ es el título del álbum de los Juegos Olímpicos 2010 donde ‘Bang the Drum’ es el track número cuatro.