Por: Gabriela Mendoza

La histórica plaza que la gimnasta Rut Castillo logró en la modalidad rítmica no fue fácil porque durante la pandemia pensó en retirarse ante la adversidad, incluso estuvo un tiempo sin entrenadora y también estaba desanimada porque en 2019 no se dieron los resultados que esperaba, pero el aferrarse a ese sueño le ayudaron para superar las tribulaciones y ser la primera mexicana que irá a una justa olímpica.

“Muchos momentos tristes, decepcionantes, obviamente también unos súper felices sino no seguiría, porqué quién estaría aguantando pasar momentos decepcionantes, pero de repente la cosas en el deporte mexicano, pues no son como los atletas a veces sabemos que podrían ser”.

Dijo la gimnasta en entrevista para Marca Claro

Rut logró oro en el Panamericano de Brasil que le permitieron la plaza tras tener mejores puntajes que la brasileña Bárbara Domingos, a quien debía superar para alcanzar el objetivo y retribuir el trabajo de 20 años dedicados a la gimnasia.

“Hasta como que me siento orgullosa de decir qué bueno que tuviste el valor de aguantar todo esto, pues por el amor al deporte, quedarte, luchar y luchar”.

Rut ya se había retirado en 2016, pero reconoció que todo valió la pena y ahora espera ser un referente para que haya más gimnastas mexicanas que también puedan lograr el sueño olímpico.

“Analizar bien qué es lo que nos conviene, cómo le podemos hacer para que de aquí sigamos solo para arriba, después de esta clasificación olímpica esperar que se venga otra más y así mantenernos y seguir subiendo el nivel”.

Desde 2017, la tapatía ha contratado por ciertos períodos la guía de la búlgara Efrosina Angelova e incluso esto ayudó porque el año pasado estuvieron un tiempo sin entrenadora.

“Hoy estoy súper agradecida con Eliza porque vino a rescatarnos literalmente, no la pasó nada fácil porque por toda la situación de la pandemia no había contrataciones en Conade, creo que apenas la contratando digamos que empezó a trabajar de a gratis”, concluyó.