Simone Biles
Simone Biles durante el Mundial de Stuttgat en 2019 | Getty | COI

La tetracampeona olímpica de la gimnasia artística, Simone Biles, volvió por todo lo alto tras poco más de 500 días sin disputar competencias oficiales.

Durante la sesión previa al US Classic, que definirá al equipo de Estados Unidos para Tokyo 2020, la gimnasta volvió a sorprender a propios y extraños al marcar un ‘Yurchenko’-doble mortal carpado en el salto de potro.

A pesar de las dos décadas transcurridas, el ‘Yurchenko’ (rondada sobre el trampolín de impulso) seguido de un doble mortal atrás carpado sigue siendo uno de los más difíciles del código de puntuación masculino. Sus principales complejidades son: la altura que tienen que alcanzar los gimnastas para poder girar dos veces con el cuerpo en ángulo de 90 grados, y la precisión y control de esos giros para no caer de espaldas en el aterrizaje por la fuerza de la inercia que llevan. Este salto también se conoce como ‘Yang Wei’, el nombre del gimnasta chino campeón olímpico en los Juegos de Sydney 2000 que fue el primero que lo realizó.

“Al marcar pensé, ‘Está bien. He hecho esto tantas veces’. Lo he estado haciendo durante meses. Así que me sentí preparada y supe que estaba preparada. Fue como el aterrizaje inicial en la arena. Pero una vez que lo hice, me sentí mucho mejor”, comentó Biles a los medios de comunicación tras el ejercicio.

Simone Biles y varias estrellas de la gimnasia estadounidense, se presentarán oficialmente este sábado para disputar los lugares en la selección de las barras y las estrellas rumbo a la cita nipona.