Por: Alfredo Bush

Dentro de dos meses el fuego olímpico irrumpirá en el Estado Nacional de Tokio para encender el pebetero como símbolo de una luz al final del túnel que se ha vivido por la pandemia de Covid-19 desde el año pasado.

El Comité Organizador y el Comité Olímpico Internacional están ya con las máquinas a toda marcha para dejar los detalles listos, pues el tema sanitario sigue siendo la prioridad de cara a la justa veraniega.

Aún existen algunas manifestaciones en Japón en contra de la realización del evento, sin embargo, tanto el gobierno, como el Comité Organizador y el COI están dando todos los pasos con luz verde para que se lleve a cabo.

Por el momento los números presenta la organización hablan sobre una buena cantidad de los atletas vacunados, entre el 75 y 80 por ciento, además de los jueces, directivos y entrenadores.

La donación realizada por la farmacéutica Pfizer/BioNtech ha sido fundamental, pues además de los países que han vacunado a sus atletas, como México, hay otros que no los tenían contemplados y ya tienen la protección, como en Brasil.

Los organizadores se comprometieron en días recientes a implementar los programas necesarios para hacer más rigurosas las limitaciones en cuanto al número de participantes que entrarán en Japón, ser muy estrictos en el código de conducta que se deberá de seguir por todos los visitantes y tener el sistema médico perfectamente estructurado, incluso con la posibilidad de llevar doctores extranjeros.

Hasta ahora poco más de siete mil lugares de los 10 mil 500 están otorgados, el 30 por ciento que resta se dará de dos formas, un 10 por ciento vía preolímpicos y el 20 restante por rankings en los deportes.

Las instalaciones ya están listas, de hecho, varias ya fueron probadas como la arena para el voleibol, la alberca para los clavados, el Estadio Nacional para el atletismo y una carrera de maratón en el mismo recorrido que tendrá el olímpico en Sapporo.

Durante junio se espera que llegue la última actualización de los playbooks, bajo los cuales se regirá el comportamiento de todos los involucrados.

Por ahora la antorcha sigue su recorrido en las prefecturas donde las condiciones son favorables, esperando encender el pebetero el próximo 23 de julio.

Así como los organizadores se preparan, en MarcaClaro y Claro Sports todo se está alistando para llevarles más de cuatro mil horas de deportes olímpicos, con una oferta inigualable tanto en vivo como on demand.