Noticias

El error táctico que condenó a Limardo en Tokyo 2020 pero que no lo retira: “Mi sueño de París está intacto”

| Redacción Marca Claro

El venezolano había ganado la medalla de Londres 2012 / @rubenoszki

Por: Diego Acedo / Enviado / Twitter: @diegoacedo

Los grandes atletas no se rinden nunca. Uno de ellos es Rubén Limardo, esgrimista venezolano, ganador de la medalla de Oro en Londres 2012, pero que fue eliminado en dieciseisavos de espada contra el francés Romain Cannone en Tokyo 2020. A sus 35 años no piensa todavía en la retirada y sueña con París 2024 para intentar lograr su segunda medalla en unos Juegos Olímpicos.

El esgrimista, dolido por la derrota, atendió a MARCA Claro nada más finalizar su combate en el Makuhari Messe Hall. Limardo lamentó un error que cometió contra el francés que le apartó del sueño de las medallas: “Venía con una mentalidad fuerte, pero cometí un error táctico en el cierre, justo en la acción en la que buscó combate hacia adelante. Últimamente trabajé más la defensiva y eso me restó mucho. Quise buscar eso, pero lamentablemente no funcionó. Me fijé que era esa acción la que tenía que hacer, pero me di cuenta al final y era un poco tarde. Un francés con ventaja busca el doble, espera más y abusa mucho la distancia. No logré el objetivo pero a seguir trabajando porque esto era una competencia más. Voy a seguir preparándome para los próximos Juegos. Mi sueño sigue intacto”.

TOKYO 2020: Sigue la transmisión en vivo de los Juegos Olímpicos.

La historia de Limardo parece de película. El venezolano conquistó el Oro en Londres 2012, haciendo historia para su país. Sin embargo, no pudo defenderlo en Rio 2016 y se quedó fuera de las medallas. Para Tokyo 2020 se preparó fuerte, pero la pandemia lo cambió todo.

Los patrocinadores dejaron de pagarle y tuvo que trabajar como repartidor en Polonia, donde estuvo durante la pandemia sin poder ir a conocer a su segundo hijo que nació en Venezuela. “Fue bastante difícil con la pandemia, todo lo que pasó. Pasé  tiempo sin ver a mi segundo hijo, pero con la motivación de ir a Tokyo la clasificación valió la pena por mis hijos, mi familia y el equipo. Hay momentos donde hay que hacer muchos sacrificios, tenía como regresar a casa para darles mis hijos y era un trabajo digno.  Después en el año olímpico  mis horarios eran más flexibles y pude estar enfocado en los Juegos. Ahora ya pienso en clasificar a los siguientes”, recuerda.

Limardo, a pesar de su eliminación, siente orgullo por su Oro en Londres 2012 y reconoce la dificultad de la espada: “No existe un atleta que haya ganado en dos Juegos, ahora lo puede conseguir el coreano Park Sang-Young. Él y yo somos los únicos medallistas de Oro en activo”. El esgrimista venezolano insiste en que no se retira y apuesta fuerte: “Voy a seguir luchando por mi familia y porque me gusta la esgima”.

¿Qué opinas?