Noticias

Historias de Tokyo 1964: Ian O’Brien, el primer Tiburón Blanco de oro

| Redacción Marca Claro

Por: Oscar Clériga

Ian O’Brien se ganó el apodo del ´Tiburón Blanco’

Ian Lovett O’Brien ganó los 200 metros pecho con récord mundial incluido en los Juegos Olímpicos Tokyo 1964. Nacido el 3 de marzo de 1947 se consolidó en la natación tras ganar cinco medallas de oro en los Juegos de la Commonwealth y en Campeonatos Nacionales de Australia conquistó nueve títulos individuales y seis en relevos a lo largo de su carrera.

O’Brien fue enviado a Sydney desde la infancia tras mostrar su potencial en las piscinas para entrenar con el afamado coach Forbes Carlile y Terry Gathercole. Con 15 años de edad compitió en sus primeros campeonatos nacionales en 1962, ganando los 200m lo que le valió ser seleccionado para los Juegos del Imperio Británico y los Commonwealth de 1962 en Perth, donde ganó 100 y 220m además del 4 × 100 combinados.

Ian se convirtió en figura en Australia por su dominio año tras año. Su nombre fue el primero en las competencias marcando tres años consecutivos. En ese 1964, O’Brien fue a los Juegos Olímpicos de la capital nipona consagrando su leyenda como ‘Tiburón Blanco’, apodo otorgado a los nadadores australianos por la congregación de tiburones en Oceanía.

Aunque la fama no se reflejaba en las finanzas de la familia -sobre todo tras el fallecimiento de su papá en 1962-, Ian padeció junto a su madre por mantener viva la ilusión de nadar al grado de tomar la determinación de vender su casa para poder seguir adelante.

En la piscina, la memoria nos lleva a la final de los 200m que fue emocionante ya que Ian iba en tercer lugar al cruzar la marca de 150 m pero en los últimos 50 metros, su poder físico lo llevó al primer sitio dejando atrás a Georgy Prokopenko de la URSS y en tercer lugar a Chet Jastremski de los Estados Unidos.

El ciclo olímpico rumbo a 1968 no fue tomado por Ian, pero a dos meses de la justa a celebrarse en México, las autoridades de la Federación Australiana de natación lo persuadieron para que regresara, ya que Australia no tenía una figura. La lucha de O’Brien no fue en el agua, su principal oponente fue la puesta a punto. Una dieta de choque -como se le conocía en aquellos años- no brindó el mejor estado físico para Ian, quien terminó sexto en los 100m y no pudo llegar a la final en sus amados 200m.

Una vez derrotado por el padre tiempo, Ian O’Brien se retiró y comenzó una gran carrera en el mundo de la televisión donde encontró estabilidad y forma de vida. A sus 74 años de edad sigue siendo una referencia para programas especiales y documentales.

¿Qué opinas?