Noticias

Luis Javier Mosquera, el ascenso del guerrero de las pesas que busca su segunda medalla olímpica

| Redacción Marca Claro

Por: Guillermo García

Luis Javier Mosquera apunta a los más alto en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. | IG: luisjavierhd16

El colombiano Luis Javier Mosquera encontró en el deporte una forma de vida, una forma de alejarse del mundo de las drogas y trascender, pese a los golpes que la realidad misma le dieron desde niño. 

Nacido en 1995 en la alcaldía de Yumbo, en Valle del Cauca, a tan solo 12 kilómetros de Cali, Mosquera no tuvo una infancia típica, pues fue por demás difícil. Su madre los abandonó a él y a sus siete hermanos cuando solo tenía 10 años, quedando bajo la custodia total de su padre, que, en 2015, falleció repentinamente. De aquellos golpes de vida, surgió la fortaleza de Luis Javier, quien habló en exclusiva para MARCA Claro. 

TOKYO 2020: Sigue en vivo la transmisión de los juegos olímpicos

“He superado mucho, he batallado con muchas luchas en mi vida y creo que lo he podido superar. En lo personal soy mucho más fuerte, obviamente también en lo físico y en lo profesional, pero creo que mi vida ha sido bastante exigente, me ha tocado lucharla mucho desde muy niño. Gracias a Dios he podido superar muchas cosas en mi vida, entonces me considero que en mi vida personal soy un poco más fuerte”, comparte.

Mosquera es el primer atleta de Yumbo que asiste a Juegos Olímpicos, por lo que ser medallista olímpico y asistir a su segunda justa veraniega es algo muy especial. 

“Para mí y mi familia es algo muy grande. Vengo de una familia muy humilde y llegar ese niño, Luis Javier Mosquera, que andaba descalzo, con pantalones rotos y ahorita, representar al país por segunda vez en Juegos Olímpicos; sé que ellos se sienten orgullosos de mí y yo me siento orgulloso de todo lo que superé y todo lo que logré”. 

“Creo que ya tengo casi todos los títulos que un deportista quisiera tener, siempre entreno como si no hubiese ganado nunca nada, porque siempre quiero vivir los triunfos como si fuera ese niño de 13 o 14 años, hace muchos años pensaba en superarme”, añadió Mosquera. 

Luis Javier terminó cuarto en Rio 2016, pero tres años después, el COI le entregó la medalla de bronce, tras comprobarse que Izzat Artykov de Kirguistán había dado positivo. En los Juegos Olímpícos de Tokyo 2020 buscará una segunda presea olímpica, pero espera que en esta ocasión pueda recibirla después de la competencia y dejar un legado para su país. 

“Quiero superar lo de Río, quiero montarme en ese podio ya que no me monté en Río en el podio y quiero sentir, llorar y gritar de alegría de que lo logré. Quiero dejar esa enseñanza de que siempre y cuando tú te propongas y luches ese sueño lo vas a lograr”. 

Creyente y agradecido con Dios, por los buenos y malos momentos, la familia siempre ha sido el apoyo más importante para Luis Javier, siendo sus pilares sus hijos Joseph e Isaac y su esposa Michel Bejarano, quien se convirtió en la persona que le ha dado fortaleza para seguir sus sueños.

“Después de Río, mi vida ha cambiado totalmente, al 100 por ciento y ha sido gracias a ella. Ella es muy importante en mi vida”, confiesa. 

Tras su retiro como halterista, Mosquera tiene el deseo de ser entrenador y de dirigir a las selecciones menores de su país, para en un futuro, convertirse en seleccionador de Colombia.

¿Qué opinas?