Noticias

Mariana Pajón regresa a Colombia como leyenda del deporte nacional

| Redacción Marca Claro

Mariana Pajón con plata en Tokyo 2020, su tercera medalla olímpica – Reuters

El regreso de los atletas colombianos de ciclismo BMX en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 a sus tierras natales dio lugar este mismo lunes 2 de agosto donde Mariana Pajón y Carlos Ramírez, medallistas olímpicos, fueron recibidos en la Casa Colombia junto a Vincent Pelluard.

El regreso de estos atletas consiste en un hecho histórico, ya que dentro sus maletas se podían apreciar dos medallas, una de plata conseguida por Pajón y otra de bronce, perteneciente a Carlos Ramírez. Para Mariana, se trata de su tercera presea olímpica, después de haber conseguido el oro consecutivo en Londres 2012 y Rio 2016, mientras que para Carlos, se trata de su segunda, al haber alcanzado de igual forma el bronce en la ciudad brasileña en 2016.

Esta representación colombiana catapultó a Mariana Pajón como una de las grandes atletas en toda la historia del país, al acumular un total de tres medallas olímpicas y de esta forma consolidarse como un ejemplo a seguir para cualquier otro deportista compatriota o de todo Latinoamérica.

Pero su camino no ha sido fácil, ya que de igual forma necesitó un líder a seguir, que en su caso fue Caterine Ibargüen, sin saber, que apenas a su 29 años, se convertiría en la sucesora de la campeona olímpica de triple salto en Rio 2016. “Es una responsabilidad grande, que la campeona olímpica te diga eso es que lo haces bien; ser un ejemplo como persona. Ella es joven, yo también tuve un ídolo, corredoras que admiraba y eso es genial”expresó la bicicrosista en su llegada a Colombia

Respecto a medallas conseguidas o legados construidos, la colombiana agregó, “ganamos una medalla, pero disfrutamos y nos alegramos con los triunfos de los colombianos y latinoamericanos. Uno es un admirador más. Cuando Caterine saltó, todos saltamos con ella. Necesitamos sentirnos orgullosos. Las medallas las puede traer un gran deportista, pero el campeón es el que puede dejar un legado”

Su llegada a Tokyo 2020 no fue todo miel sobre hojuelas como se esperaría para una bicampeona del ciclismo BMX, durante 2018 fue víctima de una de las peores lesiones que un deportista puede tener, una rotura total de ligamento cruzado anterior en su rodilla izquierda. Tuvo que ser sometida a cirugía y esperar nueve meses para volver a una competencia. “La lesión fue un capítulo complejo en mi carrera, como otras. Esta me tocó tiempo recuperarme, la seguridad. Hoy es todo positivo si vemos el camino, no solo la rodilla. Todos nos hemos lesionado y nos hemos vuelto a levantar. Ahorita estamos contentos, top 10 bronce y plata es de locos. Cuando entendamos que uno no pierde un oro, uno gana una plata… esa pasión de los deportistas y el alma que dejan vale la pena”, manifestó respecto a su medalla de plata, que seguramente se siente de oro.

Su lesión no fue el único obstáculo que tuvo para llegar a tierras niponas, ya que días previos a la máxima competencia, en Colombia se generó una controversia respecto a la participación en esta justa veraniega de su esposo, Vincent Palluard. Afortunadamente, Pajón contó con el gran apoyo de la familia, que fue vital para su salud mental a solo unos días de entrar en acción.

A pesar que ya se terminó su participación en Tokyo 2020, la atleta colombiana quiere seguir construyendo su legado en el deporte nacional, por lo que a partir de ahora se centra en su preparación para la Copa del Mundo BMX este mes de agosto en tierras neerlandesas. “El calendario sigue, no para, en el avión ya hablábamos de la final, de cómo fue y qué va a pasar: viene un campeonato mundial, el nivel está alto, entonces por qué no aprovechar. Después de la cerrera pensé en descansar, pero pienso representar otra vez al país. Tengo temas físicos por arreglar, latonería y pintura urgente”, detalló.

¿Qué opinas?