Noticias

Vera Caslavska la gloria de Praga

| Redacción Marca Claro

Por: Oscar Clériga

La gimnasta se ganó el cariño del pueblo mexicano en México 1968 | TW: @Olympics

Věra Caslavska, gimnasta checa fallecida el 31 de agosto de 2016, fue una figura olímpica y mundial representando a la antigua Checoslovaquia, es la gimnasta checa que más medallas ha ganado. Para los mexicanos el nexo con Vera es su sobrenombre: “la reina de los Juegos Olímpicos México 1968”.

TOKYO 2020: Sigue en vivo la transmisión de los juegos olímpicos

Su espíritu indomable se reflejaba en el deporte y también en su lucha por la democratización de Checoslovaquia.

Comenzó su carrera deportiva en el patinaje artístico sobre hielo en 1952, también practicó el ballet clásico; pero el destino la llevó a la gimnasia donde debutó internacionalmente en el campeonato mundial de Moscú 1958, ganando la medalla de plata por equipos.

Su aventura olímpica inició en Roma 1960 donde ganó medalla de plata por equipos. Pero Caslavska alcanzó la cima en Tokyo 1964, ganó el título del concurso general, además de las pruebas de barra de equilibrio y salto de caballo, también se colgó la medalla de plata por equipos.

Una gesta recordada fuera de los olímpicos es el campeonato mundial de Praga 1966, donde ganó medalla de oro por equipos, rompiendo la hegemonía soviética.

Aunque su verdadera consagración fue en México, el nacimiento de “La reina de Praga” con medallas en las seis pruebas de la gimnasia del programa olímpico. Caslavska se ganó el corazón de los mexicanos al incluir música mexicana en su rutina de piso, en el momento que sonó el “Jarabe Tapatío” y “Allá en el rancho grande” la ovación fue superior a las recibidas sobre el podio.

Caslavska es la única gimnasta en el mundo que ha ganado el oro en todas las pruebas individuales: all around o prueba general, barra de equilibrio, salto de potro, barras asimétricas y piso. La hazaña de ganar en todas las pruebas es única tanto en femenil como varonil.

Su apoyo a la democratización de Checoslovaquia le costó todo tipo de represalias del régimen comunista de su país. La suerte de Caslavska mejoró en los años setenta cuando el gobierno mexicano solicitó a Checoslovaquia que le permitiera ser entrenadora de gimnastas mexicanos en territorio azteca. Ese fue su primer trabajo formal.

¿Qué opinas?